La vida es una ficción que quiere ser leída

La vida es una ficción que quiere ser leída

10 textos de literatura infantil

10 textos de literatura infantil

Hace unos días, uno de los chicos a los que alguna vez les di taller de lectura me pidió que le regalara una lista de libros para niños. Así que me dediqué a revisar durante un rato varias opciones de los libros, pero me di cuenta que en casa no tengo casi ninguno, por lo tanto lo que hice es recolectar los cuentos que yo leí de niña… o no.

La posada de las dos brujas: Joseph Conrad

La primera vez que leí a Joseph Conrad, tenía yo como 8 años. Sinceramente las ilustraciones de esta edición me hicieron estremecer de miedo y evitaba leerlo en medida de lo posible. Pero al mismo tiempo, durante las noches me escondía bajo las sábanas para volver a asustarme. No sé, como una especie de ritual para medir mi valentía. Aún hoy sigo haciéndolo de la misma forma. La historia va sobre unos viajeros que llegan a un lugar desconocido: un pueblo donde todos los habitantes parecen esconder algo, y ésta compañía marina está decidida a llegar al fondo del asunto, cuando uno de sus amigos desaparece después de una noche en una posada bastante particular.

 

 

El Pato y la muerte: Wolf Elbruch

Muchas veces me dijeron que para tratar ciertos temas con los niños, debíamos tener cuidado porque son muy suceptibles. Fui entonces a un curso de reinterpretación de la literatura infantil y la muerte, donde conocí este libro y me permitió conocer un poco del miedo y el morbo que los adultos consideramos que no es “correcto” acercar a los niños: el Pato es muy amiga de La Muerte, y nos regala una perspectiva distinta al respecto.
La pregunta que me surgió con este libro es: ¿Realmente son los niños los que no están listos para hablar de ciertos temas, o es que nosotros siempre queremos evitarlos?

El libro de la negación: Ricardo Chávez Castañeda

Es muy peculiar este libro, precisamente retomando que hay temas que no queremos tocar con los niños porque nos parecen que no tienen, o que nosotros no tenemos la fortaleza de enfrentar. Lo primero que pensé cuando me encontré este libro es: ¿De qué forma le decimos a un niño que también puede morir? ¿Realmente se lo diríamos? Y es que, como papel “protectores” de los niños (que hemos adquirido social y casi automáticamente) ¿Cómo aceptaríamos que a veces fallamos en ese proceso? O peor aún, que somos nosotros, los mismos protectores aquellos que los matamos…

El Lobo Rojo y Caperucita Feroz: Elsa Bornemann

¿Alguna vez leíste completo el cuento de Caperucita Roja? ¿Qué pasaría si te dijera que nuestra Caperucita Roja no ha contado la historia como es?

De esto se trata este libro. Aquí, en realidad la villana es Caperucita Feroz, y quien tiene que huir es el pequeñito Lobo Rojo. Y lo más macabro no es únicamente que ella sea quien está buscando al lobo, sino las finalidades con las que quiere engañarlo y llevarlo a su casa.

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde: RL. Stevenson

Éste libro lo encontré cuando era muy pequeña, y aunque al inicio no entendí muy bien de que trataba, siempre me gustó mucho. No recordaba el final. Hasta hacer unos meses que volví a encontrarlo y me di cuenta de lo macabro que era, lo mucho que influyó en mi percepción del mundo y del cómo me motivó a buscar siempre otras perspectivas de todo. El libro va de una peculiaridad que comienza a suceder con el Dr. Jekyll: un día todos se dan cuenta que comienza a tener la costumbre de desaparecer por días, y poco tiempo después, un “amigo” que nadie le conocía (Mr. Hyde) comienza a ser una visita frecuente en casa del Dr. Jekyll, sin embargo las cosas comienzan a tornarse sospechosas cuando el Dr. Jekyll parece ser amenazado por Mr. Hyde.

Conejos Blancos: Leonora Carrington

La forma en la que me acerqué a este texto fue increíble: Buscaba, más bien, algo con que calmar mi mente después de una pesadilla, y parece que en realidad mi cabeza necesitaba algo más aterrador que lo que yo había pensado para no dormir como una semana. Como si mis pensamientos hubieran sido un imán.

Es la construcción de toda una pesadilla a partir de una actividad tan simple como limpiar un refigerador, o conocer a un nuevo vecino.

Ahora, mientras lo lees, déjate llevar de la mano por Leonora a ver los ojos rojos de los conejos blancos de una forma más aterradora.

El corazón de las tinieblas: Joseph Conrad

Al leer este libro, ya no era precisamente una niña, tenía más o menos 12 años y recuerdo perfectamente esa sensación de miedo y la presión en mis pulmones del aire caliente que percibía en el libro. Las imágenes de la selva, la gente caminando, trabajando, con el sudor en la espalda y en la frente, la monotonía del lugar, y al mismo tiempo la majestuosidad imponente del paisaje… Digamos que fue la analogía perfecta de la soledad que sentía en el momento en que conocí este texto.

Me dio miedo experimentar de dos formas diferentes las mismas dudas y las cosquillas similares de estar encerrada en un lugar que es aparentemente tan grande. El sentir que te vuelves loco, que todos están igual y nadie parece darse cuenta…

Los ladrones de cadáveres RL. Stevenson

Una vez más, las posadas se hacen parte de nuestra historia. Debenham y Fettes están contando la historia: todo lo que ha ocurrido en este lugar. En ese momento conocen al Doctor Macfarlane, por quien Fettes siente cierto… recelo.

¿Será que esta pequeña historia devele quién es realmente Debemman? ¿Conocemos realmente quién es Fettes?

Un cadáver en el desierto: Elise Broach

Éste libro me cautivo especialmente, porque cuando lo estaba leyendo el paisaje que yo veía y el que estaba descrito aquí, era muy similar: fue durante un viaje a Oaxaca, cuando en el camino todas las horas se nos hacen eternas, que yo tenía este libro en mis manos. Entre el ambiente dentro de la camioneta, el calor, y el medio sueño por el cansancio del trayecto, me orillaron a confundir lo que estaba pasando con lo que estaba leyendo.

Este libro es sobre Lucy y su hermano, que en un largo viaje en carretera por el desierto, tienen un problema con una tormenta, y provoca que algo golpee su coche.
¿Era un animal?

Las sirenas sueñan con trilobites: Martha Riva Palacio

Las sirenas sueñan con trilobites es una de esas historias que cuando terminas de leer una mitad de ti se queda en el mar. Como yo no crecí en la costa, siempre que voy al mar y me despido de él me da una nostalgia increíble, una vez escribí un poema que hablaba del mar y cómo siempre buscamos regresar a él. Así que imaginarán que este libro me gustó mucho mucho, de hecho ya lo puse en mis favoritos.
Entre sirenas, peces volares, dragones marinos y una fea barracuda, Riva Palacio nos retrata los problemas que una niña de 9 años puede enfrentar, muchos podrán pensar que son pocos, pero todo lo contrario, y creo que eso es lo que hace tan fabuloso ese libro, que entre toda la fantasía y visión de una niña, los temas que elige la autora no se limitan: la muerte, la violencia, el abandono son parte de la historia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *