La vida es una ficción que quiere ser leída

La vida es una ficción que quiere ser leída

Es difícil

Es difícil

¿Qué es el verdadero amor?

Creo, (y solo creo) que comienza cuando dos personas tienen el mismo pensamiento al mirarse, Aún sin sentirse, solo sabiendose vivos. ¿Eso es amor?

Podría decir que sí.
O que no.
La realidad es que no lo sé.

Tal vez es un laberito que aún no logro ver claramente. Es raro.

Era raro verlos.
Era raro verlos.
Era raro verlos.

Es raro tenernos.

Pude hablarle muchas veces de amor, de amar, de ser amado.  Y ahora no lo recuerdo. ¿Cuál era el punto de todo aquello? Ni siquiera explicarlo lo haría claro.

Mirarlo, eso era. Hacerlo mío y saber que al mismo tiempo no lo era. Era suyo y eso lo hacía mío para mi. Sin embargo aún estando con él y siendo yo mía no sé si él sintió que yo era de él. No sé si quería serlo por completo.

Era difícil verlo. ¿Era amor?

Sentir, también su aroma en cada uno de mis dedos, darme cuenta que se entregaba sin medidas, sin miedos o penas. Sin nada en las manos que me hiriera, excepto su energía, su tacto, su mirada y esa voz que queriendolo en un buen sentido, siempre me perturbaba. Y yo, yo nunca podía ser completamente yo.

Era difícil tocarlo. ¿Era amor?

Escucharlo, suspensamientos, sueños, necesidades que buscaban un momento en su vida, el oportuno, sin verlo y dejarlo pasar cuando lo vivía, por buscarlo, entender lo que quería cuando lo quería. Como quería. Me quería. Y me quería suya, para él. Desear sus sueños solo porque eran verdaderos difusos, irreales.
Desearlos para él, sin encontrarme dentro. No escucharme en sus decisiones aunque sí en sus planes.

Escucharlo era difícil ¿Era amor?

Desarmarlo, encontrar el modo y la razón para desnudarle todo, quitarle rencor, desatarlo, soltar sus cadenas, desarmar sus paredes, romper barreras, romeperlo, herirlo, lastimarlo, sangrarlo, conocer su constitución, reconocerlo vestido, agresivo, desnudo, descuidado, provocarlo cuando no tenía armas. Cuando tenía los puños gastados. Y sentirme miserable. Conocerlo.

Escucharlo era difícil. ¿Era amor?

No era amor hacer todo eso por él, intentarlo por él, ir en contra de mi por él. Eso era amor. Buscar su bien, estar con él, abrazarlo y saber que cada cosa mía repercutiría en él. Pensarle sin que lo supiera, que lo creyera y a veces, sin que lo necesitara. Era quererme para él aunque no pudiera y lo supiera desde siempre. Ni mi cuerpo, ni mi mente o mi alma. Entregarme sin perderme en él. Era eso.

Él. Yo.

¿Estaba enamorada de él o de mi idea de quien soy con él?
Estaba enamorada, Estuve enamorada.

Era difícil amarlo. ¿Es amor?

Es raro verlos juntos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *