La vida es una ficción que quiere ser leída

La vida es una ficción que quiere ser leída

Mi miedo a la hoja en blanco

Mi miedo a la hoja en blanco

Una de mis cosas favoritas en el mundo es escribir: Me ayuda a reconectarme conmigo y con el mundo. Además ordeno mis ideas de una mejor forma cuando puedo verlas escritas, me deja verme desde una perspectiva externa. Tengo un hilo rojo con el lenguaje (aunque definitivamente me equivoco y no siempre soy buena con/en él) además, y de una forma sorprendente, vivo de escribir. Se ha vuelto una de las partes más importantes de mi vida, mi más grande medio de comunicación.

Desde hace días he estado teniendo un bloqueo enorme con las hojas en blanco. Me cuesta concentrarme, no puedo retener ideas. Me siento una completa zombie: nada en el mundo es lo suficientemente atractivo para desarrollar mi atención por más de 5 minutos, tengo problemas hasta para hilar dos ideas seguidas y definitivamente me molesta muchísimo no poder comunicarme a veces ni conmigo.

Me frustra porque me siento inútil y poco productiva. Siento que pierdo tiempo, que no soy suficientemente buena y definitivamente me percibo en esos momentos como alguien nada inteligente. Especialmente cuando sé que tengo trabajo por delante, pero no es únicamente en eso: también a veces noto que por más que me esfuerzo no puedo leer, no entiendo lo que hay frente a mi. Olvido lo que estaba a punto de hacer, me distraigo con todo y me siento desorientada. Me sucede con los libros, las recetas, los instructivos, los semáforos y las líneas peatonales, los artículos, los gestos, la comunicación no verbal. Es como un velo pesado de neblina entre el mundo y mi mirada.l

Por una parte creo que es parte de mi trastorno. A veces se me sale de las manos. A veces no puedo mantenerme en un solo lugar y en ocasiones cuando estoy así no me gusta salir de casa porque suele sucederme que este vacío mental también me provoca en ocasiones perderme en el titán que es esta ciudad. Confundo rostros, números y direcciones, lugares, personas y situaciones. Olvido muchas cosas y hay muchas otras que en mi mente están de una forma completamente distinta a como realmente son.

También me asusta. Y creo que es algo más que una hoja en blanco:
En vacío y la incertidumbre en cualquier sentido en mi vida, me asusta. Por eso escribo. Por eso leo. Por eso comparto.
Intento buscarme y encontrarme en cada cosa que toco y con la que tengo alguna especie de interacción. Intento dejar una parte de mi en cada cosa para tener a dónde recurrir cuando me siento perdida. Cuando no me encuentro o estoy confundida. Es una especie de impulso por encontrar en todo un espejo que me recuerde que no estoy mal.

Intento llenar cada espacio vacío con mis sombras y luces, oscuridades, pensamientos y sobre todo preguntas.

Hablando de preguntas.
¿Ustedes como lidian con su distracción? ¿Cómo pueden volver a escribir?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *